martes, 12 de enero de 2010

un nuevo desafio

Un nuevo desafío
Después de lograr que la empresa nos reintegrara casi la totalidad de lo que nos había quitado y que esa suma dejara de ser no remunerativa y pasase a ser parte de nuestro jornal (en pesos, no en tickets), el desafío fue renegociar un par de adicionales de nuestro sueldo conformado que hacía varios años estaban congelados. Este desafío movió a más compañeros a involucrarse y se logró así una renovación importante en el cuerpo de delegados.

Simultáneamente comenzamos a combatir el fraude laboral que siempre fue parte de la política de la empresa. Cuando hablamos de fraude laboral hablamos de contratos “eventuales abiertos, es decir sin fecha de finalización, lo que nos mantenía –violando la legislación laboral vigente- como personal contratado por una agencia durante más de cinco años, corridos en algunos casos y alternados en otros. Además la empresa había firmado un acta en …. Mediante la cual se comprometía a mantener una dotación efectiva mínima de …. Trabajadores. Por supuesto que nunca cumplió con el compromiso asumido; nuestra lucha apunto a hacer cumplir el acta.

De esta manera, en cada conflicto que llevábamos adelante, fuimos logrando la efectivizacion de grupos importantes de compañeros año tras año y conflicto tras conflicto, respetándose en todos los casos la antigüedad del periodo de contratación.

Para que tengan una idea del fraude implementado por el CEO de la compañía, Paolo Rocca, en el año 2001 éramos 120 trabajadores contratados fraudulentamente sobre un total de 254 en planta.

Ante la recuperación de las conquistas perdidas por parte de los trabajadores, la familia Rocca decidió poner en funciones en nuestra planta a un par de gerentes especializados en ”cortar cabezas”. Ellos mismos se ufanan de haber “dado de baja” a cien trabajadores de un plumazo en otra planta. Dar de baja significa para las empresas de los Rocca comprar las renuncias a un precio tentador. Esto significa que la problemática del grupo no pasa por lo económico ni por lo financiero.



El 23/03/2009 la empresa toma una medida drástica, prohibiéndole el ingreso a planta a 83 “trabajadores eventuales”. Nuestra respuesta fue inmediata: ocupamos la planta paralizando la producción, mientras un grupo de delegados fue a hacer la correspondiente denuncia a la Delegación Lanus del Ministerio de Trabajo y otro grupo junto a la representación gremial de la Seccional Avellaneda de la U.O.M. presentaron la denuncia de fraude laboral en el Ministerio de Trabajo de La Plata.

El conflicto se resolvió en el transcurso de la mañana y los compañeros pudieron ingresar a planta, con lo que se reinicio la producción.

Este capitulo termino con la efectivizacion de 40 compañeros, pero la empresa no quedo conforme y aprovecho la llamada “crisis mundial” para volver a romper sus compromisos. Es así que ahora le sobran según sus propias palabras, 120 personas, por lo cual quiere comenzar “dándole de baja” a los 43 trabajadores que siguen cobrando su jornal a través de una “agencia”.

Al día de hoy le compraron la renuncia a 18 personas, todas con una antigüedad de tres años en planta, pero habemos 102 en lista de espera y seguiremos presentando batalla donde debamos presentarla, siempre con nuestra consigna: “el sindicato somos TODOS y la Asamblea de fabrica es soberana”

Más detalles en la próxima entrega…

No hay comentarios: